¿TU GORDA ES GRITONA? ESTO SIGNIFICAN SUS RUIDOS EN EL SEXO

La excitación producida por los gemidos puede llegar a ser tan fuerte o inclusive más que la estimulación directa a los órganos sexuales.


Machos con gordas gritonas, levanten la mano. Les vamos a dar una regañiza.

De acuerdo con el sexólogo Martín Velazco, las maneras de expresarse durante un encuentro sexual varían dependiendo del nivel de confianza y comunicación que existe en la relación.

"Muchos hombres gustan de escuchar gemir a sus parejas mientras hacen el amor, ya que se refuerza la seguridad en el acto; por el lado de la mujeres, también se experimenta cierto placer al escuchar a su pareja, aún cuando ellas son más expresivas", afirma.

Sin embargo, en ocasiones tanta pasión o excitación genera ruidos que pueden parecer desagradables o incluso ofensivos. Estas son algunas curiosidades de gritar o no en el sexo:

1. Los monos también:

Sí, ellos también gritan en el sexo, pero son animales. Enserio, no nos imaginamos ninguna relación sexual donde el placer o dolor sea tan extremo, como para que tengas que despertar a todo el vecindario. 

Ellos prefieren que gimas de menos a más, con leves sonidos hasta que estos se vuelven cada vez más fuertes, sin llegar a los gritos. Un 86 por ciento de los monos llegan a la eyaculación gracias a que la hembra gimió.

2. ¿Qué tanto funciona?

La excitación producida por los gemidos puede llegar a ser tan fuerte o inclusive más que la estimulación directa a los órganos sexuales gracias a la sensibilidad del oído.

3. ¿Cuándo?

Los sonidos que se realizan durante el sexo no siempre ocurren cuando se tiene un orgasmo, estos pueden anteceder al mismo y subir de intensidad conforme se va alcanzando el clímax.

4. Exageración:

Así de exageradas se pueden escuchar:

Un grupo de adolescentes en Inglaterra malinterpretó los gritos de una chica que mantenía relaciones sexuales con su novio al creer que era víctima de un asalto; los jóvenes propinaron tremenda golpiza al amante para "salvarla".

5. Castigo:

Todos son libres de hacer lo que quieran, pero su libertad de ser una señora gritona termina donde empieza mi pared.

Una chica de Caroline Cartwright fue acusada por sus vecinos de gritar despavoridamente cada noche que mantenía sexo con su esposo.

La situación la llevó a ser condenada por un juez para que nunca más volviera a emitir sonido alguno en el acto. Ups.
ChichiNalgoPiernudas sin fines de LUCRO. Si te gusta el CONTENIDO y gustas, APÓYANOS con un DONATIVO. Buen Día
Share on Google Plus