La mejor MANERA de PREVENIR las HEMORROIDES

Olvídate de estas dolorosas molestias para siempre.


Revisar el Facebook sin parar es una gran manera de pasar el tiempo mientras estás sentado en el inodoro, pero puede volverse una molestia en el trasero: la gente que lee en el retrete es más propensa a desarrollar hemorroides. 

Esto se debe a que los hemorroides (las cuales son estructuras vasculares normales que todos tenemos en el canal anal) pueden agrandarse y provocar dolor al ser presionados contra el tejido conectivo que normalmente los mantiene en su lugar, explica el doctor Anish Sheth, gastroenterólogo en el Centro Médico Universitario de la Universidad de Princeton en New Jersey.

Sentarse en el retrete durante mucho tiempo tensa, irrita e inflama estos tejidos conectivos, comenta el doctor Sheth. Lo mismo ocurre cuando estás estreñido o si te sientas en la misma posición en el escritorio o en el auto. 

Algunos hombres pueden incluso experimentar hemorroides por cargar demasiado peso en el gimnasio, indica Sheth. Activas los mismos músculos abdominales al evacuar, lo que puede tensar el tejido alrededor del ano. 

Si tú haces algo de esto, es muy posible que experimentes hemorroides. De hecho, alrededor del 75% de la gente los padecerá en algún punto de su vida, según el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos. 

HAY DOS TIPOS DE HEMORROIDES

1. Las hemorroides externas, localizados debajo de la piel alrededor de tu ano y pueden formar pequeños bultos duros. Pueden provocar sangrado, hinchazón doloroso y comezón. 

2. Las hemorroides internas se localizan en el recto, la parte final de tu intestino grueso, y por lo regular no son dolorosos. Sin embargo, pueden causar sangrado que notarás en tus heces, en el papel al limpiarte o en el retrete luego de evacuar. 

Las probabilidades de padecer hemorroides aumentan con la edad, agrega Sheth. El tejido conectivo que reviste tu canal anal se debilita con la edad, haciendo más fácil que tus vasos sanguíneos se abulten cuando se irritan. 

CÓMO TRATAR LAS HEMORROIDES

Las buenas noticias: son fáciles de tratar. 

Tu primera opción debe ser cremas, ungüentos o supositorios de venta libre que contengan hidrocortisona. Este medicamento reduce la inflamación, el dolor y la comezón. 

“Si tus síntomas no desaparecen en una semana, haz una cita con tu doctor”, indica la doctora Gina Sam, directora de Motilidad Gastrointestinal en el Hospital Mount Sinai. 

“Puede que necesites un medicamento que contenga una combinación de hidrocortisona y lidocaína para controlar la hinchazón y el dolor”, agrega. 

¿EL DOLOR PERSISTE? 

Pídele a tu doctor que te canalice con un gastroenterólogo o un proctólogo

El especialista puede tratar casos severos o cualquier complicación, como un coágulo de sangre, sangrado persistente, o un prolapso (una hemorroide interno que empuja tu ano hacia afuera). 

En este caso, es posible que tengas que someterte a un procedimiento quirúrgico para disminuir la hemorroide. 

CÓMO EVITAR QUE LAS HEMORROIDES REGRESEN

Para evitar que regresen, atiende las causas, comenta la doctora Sam. 

Estreñimiento: Come más fibra y toma más agua. Trata de consumir al menos 25 gramos de fibra al día proveniente de avena, ciruelas pasas, frutas, vegetales y granos, indica Sheth. 

Mucho tiempo sentado: si eres de los que pasa horas sentado en el escritorio, levántate cada 20 minutos para evitar la presión en el mismo punto. 

Saca tu teléfono del baño. “No te sientes en el retrete más tiempo del necesario”, indica Sheth. 

Las pesas: no necesitas dejar de hacer sentadillas o pesos muertos, pero puede que necesites bajarle el peso si los síntomas son recurrentes, concluye Sheth.

ChichiNalgoPiernudas Sin fines de LUCRO. Si te gusta el CONTENIDO y gustas, APÓYANOS con un DONATIVO. Buen Día
Free porn videosFree porn videosFree porn videos
Share on Google Plus