¿Cuántas mujeres FINGEN el ORGASMO?

Un equipo de investigadores finlandeses ha estudiado la excitación, la capacidad de tener un orgasmo y la satisfacción sexual en más de 2.000 mujeres. Estas son las conclusiones.


Las disfunciones sexuales son problemas que afectan a la calidad de vida y a las relaciones de pareja. Para tratarlos, es necesario conocer a fondo cuáles son los factores implicados en estos procesos y estudiar cómo evoluciona el deseo sexual a lo largo de la vida de una mujer. 

¿Es la edad? ¿Es la antigüedad de la relación sentimental? ¿Son factores relacionados con la pareja? Un equipo de investigadores de la Universidad de Turku, en Finlandia, ha realizado un estudio para evaluar los cambios en la función sexual de un grupo de 2.173 mujeres a lo largo de 7 años. El trabajo analizó aspectos como la satisfacción sexual, la capacidad de llegar al orgasmo, la excitación y el dolor durante el coito. 

Uno de los resultados más significativos revela que los cambios en el estado sentimental de las mujeres a lo largo de esos siete años de estudio tuvieron un impacto en varias de las funciones sexuales analizadas. En concreto, las mujeres que mantuvieron la misma pareja durante ese tiempo experimentaron la bajada más acusada en el deseo sexual. Aquellas que habían encontrado un nuevo compañero tuvieron disminuciones algo menores, mientras que las solteras al final del estudio no mostraron diferencias en el deseo.
Por otro lado, los autores también reportan que la mayoría de los aspectos estudiados fueron muy variables a lo largo de los siete años, especialmente la satisfacción sexual. Además, el estado inicial en las funciones sexuales no pareció influir significativamente en el final. Sin embargo, otros factores como la edad, la antigüedad de la relación y algunas variables asociadas a la pareja también tienen un impacto en la función sexual femenina. Debido a ello, las disfunciones sexuales deberían tratarse de manera individualizada para cada caso, y tener en cuenta todos estos factores, que a menudo están interconectados, según afirman los científicos.

De todas las funciones estudiadas, la capacidad de las mujeres para tener un orgasmo fue la que se mantuvo más estable a lo largo del tiempo, y en todos los grupos mejoró, especialmente en aquellas que eran solteras al final del estudio.

El trabajo ha sido publicado en la revista Psychological Medicine.
ChichiNalgoPiernudas sin fines de LUCRO. Si te gusta el CONTENIDO y gustas, APÓYANOS con un DONATIVO. Buen Día
Share on Google Plus