Por qué te da Tanta Hambre Cuando estás Crudo


Dolor de cabeza, náuseas y molestia en general son las respuestas más comunes de tu cuerpo cuando tomas alcohol de más. Pero, a veces, puede que solo despiertes muy, pero muy, hambriento. 



No, no solo te ocurre a ti.
No es tu imaginación. El hambre después de una noche de copas es algo real y la ciencia detrás de por qué ocurre es de hecho bastante simple. 

“Metabolizar el alcohol puede alterar el balance del nivel de azúcar en la sangre al vaciar tus depósitos de glucógeno o de carbohidratos”, explica el doctor Nitin Kumar, gastroenterólogo y especialista en manejo del peso. 

El glucógeno es la fuente preferida de energía de tu cuerpo. 

Así que, cuando te terminas todo tu glucógeno disponible metabolizando en alcohol, necesitas más. Como resultado, comienzas a sentir hambre. 

Debido a que el glucógeno proviene de los carbohidratos, puede que sientas un antojo especial por alimentos como pan y azúcar. Puede que también quieras algo más salado también, debido a los efectos deshidratantes del alcohol. 

“La deshidratación puede provocar antojo de comidas saladas”, indica el doctor Kumar. 

Suma todo esto y el antojo de una montaña de hotcakes con tiras de tocino frito ya no parece tan extraña. 

No tienes que tomar tanto para despertar hambriento. Un estudio publicado en la revista Alcohol & Alcoholism encontró que solo tres tragos son suficientes para disminuir los niveles de leptina, la hormona de la saciedad, en un 30 por ciento. 

Pero, en la vida real, todos lidiamos con el alcohol de manera diferente. Si eres una persona delgada, una copia puede ser suficiente para que tu estómago ruja por la mañana. 

Si tu tolerancia es mayor, puede que necesites más de tres tragos para notar la diferencia en tu nivel de hambre al día siguiente.

Cualquiera que sea el caso, después de una tarde de tragos, comer calorías de más puede no ser una buena idea. Así que ¿como mantener bajo control el hambre post borrachera? 

Obviamente, tomar menos es un buen comienzo. Mientras menos alcohol consumas, tendrás menos hambre inducida por un bajo nivel de azúcar en la sangre.

Tomar agua y bebidas sin alcohol puede ayudar -ambas entre tragos y a la mañana siguiente, sugiere la nutrióloga Isabel Smith. 

Te ayudará a evitar la deshidratación que te provoca comer sal. 

Y trata de comer alimentos con algo de proteína y grasas saludables. 

“La proteína y la grasa puede ayudar a balancear el nivel de azúcar en la sangre y a lograr mayor saciedad”, añade Smith.


ChichiNalgoPiernudas sin fines de LUCRO. Si te gusta el CONTENIDO y gustas, APÓYANOS con un DONATIVO. Buen Día
Share on Google Plus