¿ERES EYACULADOR PRECOZ?


Aquí te decimos cuál es el tiempo límite para considerarte dentro de este padecimiento.


Hoy en día sabemos que los problemas sexuales, suelen ser la causa de muchos trastornos tanto físicos como psicológicos, que afectan significativamente diversos aspectos de la vida cotidiana. En la mayoría de los casos, la desinformación o el miedo a preguntar sobre temas de nuestra vida íntima nos lleva a perpetuar situaciones poco satisfactorias y saludables.

En el caso de la disfunción eréctil, los síntomas físicos son percibidos al instante, pues simplemente no se puede llegar a lograr o mantener una erección, y esto es algo físicamente notorio. Pero existen otras disfunciones sexuales como la eyaculación precoz en donde no es tan fácil distinguir los síntomas, ya que si bien, este problema está asociado a la rapidez del acto sexual, no existe un tiempo “reglamentario” que garantice la satisfacción  de la pareja en una relación sexual.

El sexo es una actividad que es muy variable entre cada pareja, pues cada una tiene distintas maneras y tiempos para lograr el placer; por eso la eyaculación precoz en realidad se relaciona con la falta de control para eyacular en el tiempo deseado para disfrutar plenamente del acto sexual. 

Se estima que el tiempo promedio que dura un hombre antes de eyacular puede ir de los 5 a los 15 minutos, pero se considera eyaculación precoz cuando el hombre eyacula antes o inmediatamente después de la penetración, o con un mínimo estímulo, antes de desearlo y sin poderlo controlar.

Hoy en día en México un 30% de los hombres reconoce sufrir o haber sufrido eyaculación precoz; a pesar de esto, la mayoría no acude a una especialista para solucionarlo, convirtiéndose en un mal hábito que lejos de desaparecer solo, irá  deteriorando su autoestima y seguridad, además de afectar su relación de pareja, alejándose uno del otro cada vez más.

Los expertos en salud sexual aseguran que la mejor forma de evitar este padecimiento es practicando los ejercicios de Kegel, que consisten en contraer los músculos pélvicos, lo que poco a poco ayuda al hombre a tener un mayor control del reflejo eyaculatorio, pero cuando ya se padece de eyaculación precoz, es difícil salir del círculo vicioso que se genera sin un tratamiento integral que combine una terapia farmacológica y ejercicios con la pareja y en solitario que ayudan a erradicar el problema por completo. Cuando la eyaculación precoz se soluciona rara vez se vuelve a presentar, pero es importante identificar si se trata simplemente de un mal aprendizaje sexual o es el síntoma del inicio de problemas de erección, ya que muchos hombres comienzan a eyacular de manera más rápida de lo habitual antes de empezar a perder sus erecciones.

“Tanto la disfunción eréctil, como la eyaculación precoz son padecimientos comunes que los hombres enfrentan sin saber que en la mayoría de los casos tienen solución, sobre todo si se atienden a tiempo. Por eso es tan importante estar informados y tener una verdadera educación sexual. La sexualidad es igual que cualquier trabajo, actividad o disciplina que requiere capacitación y entrenamiento, y si pusiéramos el mismo empeño que ponemos en entrenar cualquier deporte o en aprender el uso de cualquier máquina o hasta el conocimiento de nuestro teléfono celular, nuestros órganos sexuales funcionarían mejor y nuestra vida sexual sería más satisfactoria. Aprender, informarse y consultar a especialistas sobre temas de salud sexual debería ser parte de la formación de cualquier hombre o mujer. ” comentó Teresa Flores, Sexóloga y Directora de Comunicación de Boston Medical Group.


Share on Google Plus