¿A QUÉ HOMBRE PODRÍA MOLESTARLE QUE SU MUJER SIEMPRE QUIERA COGER?


No pongan esa cara ambles lectores, hay hombres a los que sí, sí los hay


Hace poco estaba tomándome unas copas con una conocida periodista y de manera abrupta y descontextualizada me preguntó si alguna vez un hombre me había acusado de ser ninfómana. Como se podrán imaginar, me sorprendió lo que me acababa de preguntar, incluso dudé de haberla escuchado bien. Primero solté una risa medio cortada por los nervios y dije “no mames, ¿es broma, verdad?”. La chica me respondió, después de darle un buen trago a su copa, que era muy en serio; su pareja de aquel momento le había pedido un respiro para tener relaciones y que por piedad pensara en otra cosa porque “no todo en la vida es sexo”. ¡Casi me vuela los sesos escuchar tan fuerte declaración!

De verdad que sólo porque la considero una persona confiable, porque de no ser así, habría jurado que en lugar de ninfómana era mitómana o que simplemente me estaba poniendo a prueba para ver si la invitaba a participar en un trío como con el que me coroné (ya ven que los periodistas de todo se enteran).

Volviendo al tipo que le daba la vuelta a acostarse con mi amiga –ya puedo llamarla amiga después de tan íntima confesión–, al parecer se trataba de un hombre normal, si eso les dice algo. Era un cuate adulto contemporáneo o como quiera que se les llame a los que tienen entre 40 y 50 estos días, sin ninguna limitación aparente y la chica de la que les hablo no está de mal ver, tiene lo suyito. Además, aunque no estuviera buena… ¡él eligió estar con ella, algo le debía gustar! Entonces comencé a considerar que el misterioso novio de mi amiga era de otro mundo porque algo no encajaba. Las mujeres tenemos la idea de que los hombres siempre (SIEMPRE) quieren coger. Hasta que un buen día te cuentan la historia de uno que pide tiempo fuera y te quedas literalmente con la boca abierta. ¿Será que mi querida amiga –ya creamos un vínculo– de verdad representa una amenaza para la salud física y mental de su pareja o cualquier otro hombre que se atreva a enrollarse con ella? Ahora ya tengo curiosidad, de la mala.

Mi pregunta obligada entonces fue “¿pues cuántas veces le parecen mucho a tu marido amiga?” y su respuesta fue “¡entre semana sólo una vez al día y los fines, pues dos o tres! ¿normal, no?”. Yo cada vez parpadeaba menos y pedía más tragos alzando la mano sin siquiera hacer contacto visual con el mesero, quien muy aplicado pasaba seguido para ver si se nos ofrecía algo.

No diré si lo que ella pide me parece razonable, mucho o lo mínimo que se espera, porque no se trata de mí sino de una ninfa frustrada. Ya en serio, por puro morbo, ¿cuánto es mucho pedir?


Toca Aquí y Después Cierra -> X
ChichiNalgoPiernudas & Porno
Free porn videos Free porn videos Free porn videos

ChichiNalgoPiernudas sin fines de LUCRO. Si te gusta el CONTENIDO y gustas, APÓYANOS con un DONATIVO. Buen Día
Free porn videos Free porn videos Free porn videos
Share on Google Plus