7 MENTIRAS que te DICEN sobre tu propio CUERPO

7 Mentiras que te dices sobre tu propio cuerpo


Sí, una de ellas tiene que ver con tu pene.

Sabiduría popular. Sentido común. Siempre que escuches algo precedido de un “ellos dice”, no lo creas ciegamente. Debido a que, cuando se trata de asuntos biológicos, “ellos” aparentemente no tienen ni idea. 

Entre 90 y 95 por ciento de los cuentos que escuchamos sobre nuestros cuerpos no son ciertos, estima la doctora Rachel Vreeman, profesora de pediatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana y coautora de Don’t Put That in There!: And 69 Other Sex Myths Debunked. 

Y ella sabe de esto -ese es solo uno de tres libros que ella y el doctor Aaron Carroll han dedicado a revelar la verdad detrás de los mitos de tu cuerpo, desde que si tus ojos pueden quedarse chuecos si haces viscos (mentira), hasta el tiempo que un chicle permanece en tu estómago (un día más o menos, pero no siete años). 

Revisa la siguiente lista de datos sobre tu cuerpo que escuchaste de tus amigos, tus padres, el sabelotodo de la oficina o incluso tu doctor que simplemente no cumplen con el escrutinio científico. 

TU ORINA ES ESTERIL
Claro, puede parecerte clarísima. Sin embargo, investigadores de la Escuela Stritch de Medicina, de la Universidad Loyola de Chicago, encontraron que la orina de las mujeres contiene al menos 85 especies de bacterias. 

Aunque no se han realizado pruebas definitivas, no hay razón para que la orina de los hombres sea distinta, indica el doctor Alan Wolde, autor del estudio. 

Es posible que esta información te disuada de tomarte tu orina cuando el agua es escasa en un escenario de emergencia -aunque, como lo señala Wolfe, si estás tan deshidratado para considerar beber tu orina, las bacterias son el menor de tus problemas. 

Sin embargo, esos bichitos pueden tener un punto a su favor. 

Algunas bacterias que se encuentran en tu orina pueden ser benéficas, y entender lo que Wolfe llama “microbiota urinaria” puede eventualmente ayudar a los doctores a tratar infecciones y problemas relacionados, indica. 

NO TE ENFERMARÁS SI SIGUES LA REGLA DE LOS 5 SEGUNDOS
Aunque no lo creas, la llamada “Regla de los 5 segundos” ha sido rigurosamente probada, señala el doctor Vreeman. 

El veredicto: la cantidad de bacterias que pueden terminar en tu bocadillo no depende de cuánto tiempo se quede en el suelo, sino del tipo de comida y del suelo.

La humedad de la mortadela, por ejemplo, atrapará más bichos que la corteza seca de un pan. Y un azulejo pulido, con bacterias en la superficie, transfiere más gérmenes que la madera o una alfombra, en donde el escondite de los bichos se encuentra abajo.

“Las bacterias pueden sobrevivir semanas en el piso”, explica la doctora Vreeman. “Y si se te cae comida al suelo, esta se transfiere a casi instantáneamente”.

Este es el tipo de bacterias que te pueden provocar una enfermedad.

Si te comes la comida que se te cayó y no te da vómito o diarrea, puedes agradecerle al cielo por tu fuerte sistema inmunológico o por tu compañero de departamento que es un loco de la limpieza y se la pasa trapeando el piso –no a tus rápidos reflejos.

AFEITARTE PROVOCA QUE EL CABELLO CREZCA MÁS GRUESO Y OSCURO
La vista puede engañarte: pasar una navaja sobre la raíz del cabello significa que podrás ver una porción mayor del diámetro del tronco del vello cuando vuelva a crecer, comenta el doctor Robert Dorin, experto en restauración de cabello y especialista en cuidado capilar en Nueva York. Así que puede podría parecer temporalmente más oscuro y grueso.

De hecho, afeitarte más de lo necesario puede perjudicarte más que ayudarte en tu búsqueda de un look de leñador canadiense, agrega el doctor Dorin.

Puede que afectes el vello, provocando micro daño a las células lo que de hecho te provocará que este crezca más delgado.

PIES MÁS GRANDES SON SEÑAL DE UN PENE MÁS GRANDE
Algunos mitos inician con una pizca de verdad y cuando empezó a investigar este, la doctora Vreeman pensó que este terminaría entre ellos.

Esto se debe a unos genes llamados Hox que juegan un papel importante en el desarrollo de muchos apéndices, incluyendo tu pene, los dedos de las manos y de los pies.

Dicho esto, al parecer estos genes no hacen crecer todos tus miembros en la misma medida. Y el estudio más extenso a la fecha, no ha demostrado vínculo alguno entre el tamaño del pene y de tus pies, asegura la doctora Vreeman.

Un ejemplo de esto: una nueva revisión, realizada por el Reino Unido, de 17 estudios que examinaron el tamaño promedio del pene de más de 15 mil hombres encontró que el tamaño del pie no estuvo consistentemente vinculado con el tamaño del pene –lo mismo pasó con otros “indicadores” comunes como el tamaño o peso del dedo índice.

SI ERES SONÁMBULO, ERES UNA BOMBA DE TIEMPO
Tu dormida novia puede sorprenderse o espantarse si la despiertas a la mitad de un paseo.

Pero no te preocupes por provocarle un paro cardiaco, embolia o alguna otra consecuencia de salud grave, indica el asesor del sueño de Men’s Health, el doctor Christopher Winter.

Ni él, ni la doctora Vreeman han podido encontrar evidencia de un solo caso en donde esto haya ocurrido. Tampoco están seguros de donde surgió esta idea, aunque puede deberse a lo difícil que resulta a veces despertar a un sonámbulo.

De hecho, debido a que un sonámbulo no está consiente de sus acciones, a veces despertarlos puede prevenirles caídas o que se lesionen de otra manera.

Lo mejor que puedes hacer: síguele el juego a cualquier escenario que estén actuando (“claro, amor, mataremos a esos dragones por la mañana”) y gentilmente llévalo de regreso a la cama, sugiere el doctor Winter.

PIERDES LA MAYOR PARTE DEL CALOR CORPORAL POR LA CABEZA
La velocidad con la que el calor se disipa depende de la superficie de la parte del cuerpo y algunas otras cosas –mientras más piel tengas expuesta, más rápido te enriarás.

Si extendieras la piel, tu cabeza está cubierta por la misma cantidad que un brazo o pierna, comenta la doctora Vreeman.

Estudios en donde afortunados participantes entraron en cámaras frías vestidos con desde trajes árticos, hasta trajes de baño, confirmaron que el calor escapa aproximadamente de la misma manera en todo el cuerpo.

Es posible que esta leyenda viva por las circunstancias –es mucho más probable que salgas de casa con un abrigo, pantalones y sin sombrero, que con un gorro de lana y en boxers en un día frío.

“Si tienes frío y no estás usando un gorro, póntelo” recomienda la doctora Vreeman. “Pero tu cabeza no tiene nada de especial. No hay razón por la que un sombrero te pueda mantener más caliente que, digamos, ponerte pantalones”.

SOLO UTILIZAS 10 POR CIENTO DE TU CEREBRO
Lo sentimos: lo más probable es que no haya un genio escondido en tus flojas neuronas.

Nadie está completamente seguro del origen de esta ficción, al parecer pudo ser un orador motivacional que lo dijo, comenta la doctora Vreeman.

Pero no es difícil entender por qué persiste.

“Amamos esta idea de que tenemos un potencial dormido y simplemente nos gustaría poder utilizar más nuestro cerebro, ¿quién sabe de qué seríamos capaces?”, agrega.

Sin embargo, las imágenes cerebrales no han revelado una parte oscura de neuronas en estado latente –casi todo tu cerebro trabaja todo el tiempo. Y el daño cerebral en casi todas partes de tu materia blanca o gris tiene efectos notables, agrega la doctora Vreeman. 


ChichiNalgoPiernudas sin fines de LUCRO. Si te gusta el CONTENIDO y gustas, APÓYANOS con un DONATIVO. Buen Día
Share on Google Plus