5 Malos Hábitos que Todo MACHO debe Evitar


Recuerda que, con el tiempo, lo que resulta ser “normal” para ti, para los demás puede no serlo. Para evitar malentendidos no des por hecho las cosas ni asumas nada.


Todo equipo de trabajo necesita de un buen líder, en algunas organizaciones conocido como el “jefe”. Esta persona existe en la organización con la finalidad de aumentar la productividad, promover el trabajo en equipo, lograr metas, tomar decisiones, entre otras actividades.

Existen buenos artículos y libros sobre cómo ser un buen líder; sin embargo, en pocas ocasiones analizamos cuáles son los temas muy puntuales que debemos evitar a toda costa como líder de un equipo.

A continuación los 5 malos hábitos que debemos evitar a toda costa:

No delegar responsabilidades: Un mal líder cree que delegar responsabilidades lo hace menos importante, por lo que se aferra a su autoridad y hace todo el trabajo solo, con el fin de hacer creer a sus subordinados que él es esencial y nada se haría si él no está. Por el contrario, un buen líder sabe delegar responsabilidades y está consciente que el trabajo en equipo da mayores y mejores resultados.

Dar largas a peticiones que involucren una decisión rápida: Dar largas a una petición que involucra la toma de una decisión se puede interpretar como inseguridad. Cuando alguien te busque y te pida decidir sobre algo nunca respondas con frases como “Lo tendré en cuenta”, “Búscame en 5 minutos y lo vemos”. Estas respuestas pueden hacerte ver como una persona no interesada. Para evitar caer en esta situación es mejor tomar la decisión en el momento, o bien, puedes contestar con frases como “Deja lo reviso y en x tiempo te doy respuesta” o “Lo agendo a las tres de la tarde y a esa hora lo vemos”.

Robarte el crédito de los demás: Los malos directivos, ante un logro se adjudican el éxito y ante los fracasos se deslindan de toda responsabilidad. Este comportamiento lo único que genera es inconformidad. Como equipo lo más importante es estar juntos y apoyarse en las buenas y en las malas.

Dar por hecho que tu equipo sabe lo que quieres: Como líder no debes dar por hecho que tu equipo sabe lo que quieres y cómo lo quieres si tú no lo dices. Un buen líder no asume nada y se toma el tiempo para dar instrucciones, explicar y dar retroalimentación. Algo muy importante es notificar inmediatamente al responsable cuando detectes que algo no se está haciendo de la manera correcta. ¡Nunca te quedes callado!

Querer ser el que más sabe: Querer ser la persona que más sabe es válido; sin embargo, muchos directivos, en su afán por ser la persona más “sabia”, evitan rodearse de personas inteligentes. Siempre busca en tu equipo a gente que sea mejor que tú; no tengas miedo a ser remplazado. Al final del día lo importante es el resultado del colectivo, no el individual.

Recuerda que, con el tiempo, lo que resulta ser “normal” para ti, para los demás puede no serlo. Para evitar malentendidos no des por hecho las cosas ni asumas nada. Siempre expresa tu opinión y da instrucciones claras. Ser un buen líder va más allá de sólo delegar responsabilidades: implica dar a tu equipo un espacio de diálogo, dar retroalimentación, escuchar las ideas, felicitar a las personas por sus logros y evitar a toda costa hacer costumbre los malos hábitos.
ChichiNalgoPiernudas sin fines de LUCRO. Si te gusta el CONTENIDO y gustas, APÓYANOS con un DONATIVO. Buen Día
Share on Google Plus